RECUPERAR LA CREACIÓN. POR UNA RELIGIÓN HUMANIZADORA

RECUPERAR LA CREACIÓN
Ficha técnica
Editorial:
SAL TERRAE
Año de edición:
Materia
Teología
ISBN:
978-84-293-1206-5
Páginas:
296
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
PRESENCIA TEOLÓGICA

14,00 €
Comprar

La idea de creación no admite comparación con ninguna otra: remite a esa relación única por la que Dios está haciendo ser a la criatura. Responde a la iniciativa absoluta de un amor sin límite ni medida: un acto "infinitamente transitivo", todo él volcado hacia el bien, el crecimiento y la perfección de la criatura. Creación es ya salvación, desde siempre y para todo hombre y mujer. Romper los dualismos entre lo sagrado y lo profano, entre lo que "pertenece a Dios" y lo que nos pertenece a nosotros: intentar comprender que, cuando la persona humana trata de recibirse limpiamente desde la acción creadora divina, todo es a la vez santo y profano, que comer puede ser tan santo como rezar, que trabajar por la justicia es también conocer a Dios...: he ahí el intento radical de este libro. De él se ocupa la primera parte, "fundamentación": la segunda, "aplicaciones", busca realizar su coherencia en tres temas especialmente cruciales: las relaciones entre religión y moral, el problema de la culpa y del perdón y, finalmente, la oración de petición. Con pasión religiosa, pero en profundo diálogo con el pensamiento filosófico y la sensibilidad actual, el libro se dirige, por un lado, a los cristianos que quieren vivir su fe de modo adulto, significativo y actualizado y, por otro, a todos aquellos que, acaso desencantados de una religión que ya no les hablaba, conservan la inquietud de la pregunta o la nostalgia de lo un día vivido o presentido. En el prólogo, el novelista Carlos Casares ha sabido captar bien este aspecto: "Confieso que...si este libro lo hubieran podido leer muchas personas como yo, cuando tenía dieciséis o diecisiete años, nuestra vida sería diferente. (...) Éste es el Dios en el que a muchos nos gustaría haber creído en los años tormentosos de la adolescencia y en el que podemos creer de nuevo cuantos vemos ya no muy lejano el horizonte y el mar sereno de la vejez. "Uno se da cuenta de pronto de que Dios tenía que ser así y no podía ser de otra manera".

Otros libros del autor

ALGUIEN ASÍ ES EL DIOS EN QUIEN YO CREO
TEOLOGÍA DESPUÉS DEL VATICANO II
REPENSAR EL MAL
QUÉ QUEREMOS DECIR CUANDO DECIMOS «INFIERNO»?
REPENSAR LA CRISTOLOGÍA