NADA ME FALTA. PENSAMIENTOS PARA CADA DÍA

NADA ME FALTA
Ficha técnica
Editorial:
EDICIONES PALABRA -ALMACEN-
Año de edición:
Materia
Espiritualidad
ISBN:
978-84-1368-181-8
Páginas:
144
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
VARIOS TÍTULOS

11,90 €
Comprar

Nada me falta es un libro que recoge pensamientos escritos por la Madre María de Jesús Velarde a lo largo de su vida. Su finalidad es ofrecer un tema de conversación con Dios para cada jornada. Un motivo para pensar en Él y en Santa María, nuestra Madre del Cielo. Puede servir para iniciar un rato de oración personal o para extraer un propósito práctico que aplicar en la vida cotidiana.

"(...) un libro de pensamientos con los que la Madre intentaba acercar a Dios a las Hermanas y a todos los que se aproximaban a ella (...). La contemplación de los misterios de Cristo alimentó su vida espiritual, siempre intentando hacer esa contemplación bajo la mirada y orientación de Santa María".
Del Prólogo del Card. Carlos Osoro.

Con este libro, nos asomamos a parte de esa contemplación y oración de Madre María de Jesús Velarde para conocer su espiritualidad y sus escritos.

Madre María de Jesús Velarde, Cristina Ana María Velarde Gil nació en Santander (Cantabria-España) el 9 de abril de 1925. Recibió la llamada de Dios a los 14 años y la llevó a cabo a los 26, tras culminar, en la Universidad de Barcelona, la carrera de Filosofía y Letras con premio extraordinario en la especialidad de Historia General. Ingresó en la Congregación de Hijas de Nuestra Señora del Sagrado Corazón de Issoudun el 26 de octubre de 1951. Fundó personalmente 41 comunidades religiosas, entre ellas 11 colegios y 2 hogares para niñas, en 9 países, el Aspirantado-Seminario para chicas y la Asociación pública de fieles DOYMAR, sellando todas sus obras con una profunda espiritualidad contemplativa y misionera, por lo que la Iglesia le concedió el reconocimiento de todas sus fundaciones como un nuevo Instituto de Derecho Pontificio -Hijas de Santa María del Corazón de Jesús- el 8 de septiembre de 1998 y del que fue elegida primera Superiora General. Falleció en Galapagar (Madrid) a los 95 años y 11 meses, desgastada en su cuerpo y entregada en su alma, rodeada de cariño y oración.