DESCALZOS. EJERCICIOS EN LA CALLE

DESCALZOS
Ficha técnica
Editorial:
SAL TERRAE
Año de edición:
Materia
Espiritualidad
ISBN:
978-84-293-1692-6
Páginas:
112
Encuadernación:
Otros
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
POZO DE SIQUEM

7,50 €
Comprar

En los últimos tiempos, los Ejercicios Espirituales de san Ignacio van mostrando su potencialidad en ámbitos y con métodos muy diferentes de los tradicionales. Este libro nos va descubriendo paso a paso, al hilo del itinerario personal de su autor, cómo se ha ido haciendo realidad una singular experiencia, los “Ejercicios en la calle”, nacida en el entorno de una pequeña comunidad de jesuitas y no jesuitas en Kreuzberg (Berlín) y extendida hoy por diversas ciudades de Europa central. De la mano de esa experiencia, podemos encontrar en la propuesta ignaciana impulsos originales para probar nuevos accesos a contextos de exclusión que hacen posible desembarazarse de prejuicios y muros divisorios y adquirir una perspectiva más abierta y certera para “sentir y gustar internamente” la realidad de nuestro mundo. La trayectoria del alemán CHRISTIAN HERWARTZ como jesuita no parecía predisponerle a entrar en el mundo de la espiritualidad ignaciana. Sacerdote obrero por opción, primero en Francia y luego muchos años en una gran empresa metalúrgica de Berlín, reside en el barrio de Kreuzberg, a escasos metros de la cicatriz del muro berlinés, en un entorno de procedencia mayoritariamente turca, donde unos pocos jesuitas han mantenido las puertas y el corazón abiertos a las personas que llegaban a su comunidad con cualquier tipo de marginación. Miembro asiduo del grupo europeo de “Misión Obrera” jesuítica, participante constante en muchas iniciativas sociopolíticas por una sociedad más inclusiva, experto por vivencia propia en la colaboración interreligiosa en pro de la paz y la justicia, acompañante del grupo de “religiosos/as contra la exclusión” y de las “comunidades de voluntariado jesuita”, el trabajo y la vida de Christian han ido modelando su experiencia espiritual hacia una profunda valoración de la dignidad sagrada de cada persona, sea cual sea su estigma social, que llama a “descalzarse” ante ella y a aproximarse “a pie desnudo” para descubrir allí de nuevo encarnada la presencia del Dios vivo. A partir de su prejubilación a causa de la reconversión industrial, Christian ha ido encontrando espacio para explorar retrospectivamente los caminos recorridos con tanta gente amiga y sacar así a la luz la decisiva imbricación de la experiencia espiritual y el compromiso social.